Rambla Catalunya, 98, 2º2ª - 08008 Barcelona
Los sentimientos entre un humano y un animal se cruzan

¡Los sentimientos entre un humano y un animal se cruzan!

El perro estimula al anciano a socializar con otras personas, lo obliga a salir de casa, caminar y así hacer un poco de ejercicio, esta actividad diaria favorece la movilidad de los adultos.  Por otro lado, se ha demostrado que con el simple hecho de acariciar y disfrutar a su compañía se activan hormonas en el cerebro que otorgan sensación de placer y tranquilidad, lo cual refuerza los lazos familiares y sentido de pertenencia.

Lee la historia completa haciendo clic en el siguiente enlace:

Los perros y las personas mayores, una relación más allás del tiempo