C. Maria Barrientos, 23, local - 08028 Barcelona

En busca de un hogar para Esquitx

Hace unos meses nos contactó Raquel. Se había enterado del trabajo de la Fundación y necesitaba desesperadamente nuestra ayuda. Su madre, una señora de 86 años, había sufrido una caída que provocó que se rompiera el fémur y necesitaba ingresar en un centro de rehabilitación cuando saliera del hospital para poder recuperarse. Su mayor preocupación es Esquitx, el perrito de 7 años de su madre que, debido a la situación actual, ha quedado un poco desatendido.

Inmediatamente, gestionamos una casa de acogida de larga duración para el pequeño; pero, afortunadamente, un vecino aceptó al perrito  en casa hasta que la situación se normalice. Debido a que sería más cómodo tanto para Esquitx como para su propietaria que hubiese la menor cantidad de cambios posible en el entorno de la mascota, nos alegró saber de esta solución. La salud de la propietaria, la Sra. Soledad está muy delicada y por tanto, a pesar de que vuelva a casa puede necesitarnos en un futuro para atender a Esquitx.

Lo más importante en este caso ha sido tratar de mantener la cercanía  y proteger el vínculo de Soledad y Esquitx. Sin embargo, la salud de Soledad no mejora y su vecino ya no puede hacerse cargo de la mascota. Por lo que gestionamos un hogar de acogida temporal, de larga estancia para el canino, hasta que su compañera mejore y puedan volver a vivir juntos.

Quedamos pendientes de la situación de Soledad y esperamos que estos dos amigos puedan volver a reunirse nuevamente y volver a su vida cotidiana. Mientras tanto, Esquitx recibirá todo el amor del mundo en su hogar temporal y Soledad puede estar tranquila y centrarse en recuperarse porque sabe que su pequeño está en buenas manos.