C. Maria Barrientos, 23, local - 08028 Barcelona

Eladio y Cleo, una historia triste con un final feliz.

Eladio y Cleo

Hay historias de amor que nos emocionan, películas con una trama tan intensa que nos hacen llorar todo el rato y aguantar la respiración esperando un final feliz. Esta es una de esas historias; de las que empiezan en una linda casa, con una bella vida. Esta es la historia de Eladio y Cleo.

El Sr Eladio y su perrita Cleo estaban al cuidado de una trabajadora social que los ayudaba constantemente. Debido a que Eladio había sufrido un Ictus, aparte de estar en fase terminal de su lucha contra el cáncer, debía ser internado en un hospital con urgéncia. Su principal preocupación era su pequeña yorkshire, Cleo. No quería dejarla sola y se negaba a ingresarse hasta que su amiga estuviese en buenas manos.

Cleo en la casa de acogida junto a Madi

Su trabajadora social contactó a la fundación para conseguir un hogar de acogida para la bella Cleo mientras su papá estaba en el hospital. Inmediatamente nos pusimos a trabajar. Encontramos un acogedor hogar para Cleo de la mano de una de nuestras voluntarias. LLevamos a la pequeña al veterinario, recibía sus paseos diarios y cuando preparábamos la primera visita al hospital para que se reuniera con su dueño, nos llegó la noticia de que Eladio había fallecido.

Nuestra tristeza fue inmensa, el Sr Eladio ya no estaba con nosotros y en sus últimos momentos no pudo ni siquiera despedirse de su única família: Cleo.  La pequeña quedó a cargo de la fundación, y se convirtió en prioridad buscarle un hogar definitivo donde pudiese dar y recibir todo el amor del mundo. Fue tal su suerte que solo unas semanas después nos contactó la Fundación CAMO, solicitando ayuda para Carmen: una señora de 74 años que vivía con su hijo con parálisis cerebral. Su compañero canino había fallecido recientemente y buscaba un nuevo integrante para su família.

Cleo en su nuevo hogar junto a Carmen

En cuanto Carmen supo que Cleo había quedado recientemente huérfana y que ella podía ofrecerle un hogar, no lo pensó dos veces. Se hicieron todos los arreglos necesarios y la pequeña pasó a formar parte de una nueva familia en la que hoy día es muy feliz.